Translate

viernes, 11 de octubre de 2013

Desde mi atalaya

Desde mi atalaya, sobre el valle, percibo  las luces, intuyo las sombras que envuelven la cañada…

Desde mi atalaya; siento que los colores, enmudecen mi garganta. El perfume de la montaña, me embarga y  la caricia del viento, suave envuelve mi esperanza…

Desde mi atalaya, me siento pequeña y a la vez integrada… Siento que soy un fragmento, de nuestra tierra adorada. En sintonía con los sonidos, murmullos que sugieren la vida intensa de la montaña…


Desde mi atalaya, sólo veo, oigo, respiro y siento, la profunda paz, que de la tierra emana, de su majestuosa presencia, que calma mi inquietud humana. Si cierro los ojos, me permito ser por un instante, un trocito de su piel y deseo que la sensación me acompañe, siempre, a donde vaya...   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada